La pequeña China

Este fin de semana el telediario de TVE realizó un reportaje sobre mi barrio a raíz de las celebraciones del Año Nuevo Chino que se hacen en este. Desde hace dos años además esta festividad cuenta con el apoyo e inversión del área cultural del ayuntamiento. La crónica informativa, de marcado carácter sesgado, daba la palabra a varios vecinos que vinculaban veladamente un aumento de la delincuencia del barrio con la expansión de la población china. Debe ser que vivo en otro barrio porque no me siento representada por sus palabras.

No soy una recién llegada al barrio de Usera. Llevo viviendo en él desde que nací. Mis abuelos paternos y mi padre, que tenía por aquel entonces dos años, se instalaron en el año 59 en un piso de protección oficial que les habían adjudicado. El vecindario era variopinto: realojados de chabolas cercanas, de casas bajas o, en el caso de mis abuelos, de personas sin vivienda. Y es que vivían con un montón de familia en un piso pequeño que hoy denominaríamos sin dudar como piso cuasipatera. Cuando mis abuelos se instalaron en aquel piso de protección oficial, este no estaba aún terminado y no tenían luz eléctrica en casa: tenían que engancharla. El asfaltado de la calle era inexistente salvo en las calles principales. No había metro. Había pobreza. Cuando mi padre creció, como cualquier sitio obrero, este fue sacudido fuertemente por la droga y también por el paro. Todavía seguían existiendo sitios donde había “chabolas” y existían los pandilleros al estilo newyorkino.

¿Os acordáis de aquella historia que forma parte del imaginario colectivo donde el cantante Lou Reed canceló un concierto nada más empezar y casi se monta un estado de sitio? Ay, queridos, fue en mi barrio a principios de los ochenta. Porque mi barrio nunca ha sido el Retiro.

En los últimos años, con el auge económico, llegó la población china. El aumento ha ido en paralelo con mi infancia y adolescencia. En los años 90 llegaron los pioneros con sus bazares Todo a 100 y luego, progresivamente, fueron agrupándose y diversificando los negocios. Hasta el día de hoy.

Una anécdota curiosa de aquellos primeros chinos que se instalaron en el barrio fue cuando le pusieron La casa del amor a un todo a cien y, al cabo de un tiempo, tuvieron que cambiar de nombre porque se dieron cuenta de que era demasiado “amoroso”, ya que en su idioma sonaba normal, pero aquí podía relacionarse con una casa de citas. Y ahora, después de tantas tiendas y tantos nombres, pasaría este hecho por mera anécdota.

Tener añoranza de un tiempo pasado no significa que fuera mejor: en la mayoría de los casos también existían los claroscuros. La vida comercial y social en el barrio ha cambiado, pero no es culpa solamente de la inmigración: ha influido la crisis económica, los gustos, el precio de los alquileres. Curiosamente, en este último factor intervienen los españoles porque gran parte de los locales pertenecen a unas pocas familias y los chinos son los únicos dispuestos a pagar precios desorbitados por el alquiler.

Usera está llena de ojos rasgados y ojos redondos: los chinos compran en el supermercado y yo estoy encantada de tener un Aliexpress a dos manzanas de mi casa. En unos años tendremos muchos niños españoles, hijos de chinos, que tendrán en su ser las dos culturas de manera contrapuesta, pero encajadas perfectamente como un puzzle. Y a mí, qué queréis que os diga, pero son el tipo de cosas que me dan un poco de envidia. Porque la vida cambia, no es inmutable y la inmigración suele ser enriquecedora si se van con los ojos abiertos. Lo malo es la cerrazón por ambas partes. Lo malo es el gueto.

Por cierto, mis abuelos también eran emigrantes. Se agrupaban todos juntos en Atocha para recordar la añoranza de los verdes praos de la Asturias patria querida. Y a veces, cuando abrían la boca, les miraban raro por su acento marcado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s